Cráteres de gas explicarían misterio en las Bermudas

Cráteres de gas y las Bermudas

Científicos de Noruega dieron con el paradero de unos inmensos cráteres de gas en el Mar de Barents, que pudieron haberse formado a raíz de explosiones de gas natural. Incluso los estudiosos del fenómeno lo asociaron una teoría que explica el misterio del Triángulo de las Bermudas.

Expertos de la Universidad del Ártico, detallaron que hubo cráteres de casi un kilómetro de ancho y 45 de profundidad, ubicados frente a la costa de Noruega. Dichos accidentes geográficos presuntamente fueron ocasionados por la liberación abrupta de metano que estaba atrapado en los sedimentos.

Cráteres de gas y las Bermudas

Buques son vulnerables a los “eructos de la muerte” de los cráteres de gas

En el estudio, los científicos advirtieron que las explosiones repentinas de gas representan un peligro potencial para los barcos. Esto, evidentemente, podría explicar parte del misterio del Triángulo de las Bermudas que tiene cientos de informes de aeronaves y barcos perdidos en la región caribeña integrada entre Miami, la isla Bermudas y Puerto Rico.

Aunque algunos escépticos al misterioso fenómeno del Triángulo de las Bermudas solo lo atribuyan los naufragios y desapariciones al mal clima y otros percances mecánicos, hay quienes explican que se trata de hidratos de gas.

Cráteres de hidratos de gas

Todavía es cuestionable el riesgo para barcos y aviones, la cercanía hacia los cráteres, por ello científicos agregaron que los hidratos de gas no son especulaciones. El gas metano, que es inodoro y ocurre naturalmente por descomposición de materia orgánica, se solidifica en el fondo del océano y queda atrapado en cristales con aspecto similar al hielo, denominados hidratos.

Las cavidades pueden desprenderse e inclusive explotar con mucha fuerza, señalan los investigadores. Los eructos de la muerte, son llamados así por la explosión intempestiva, representan un peligro cuya presión puede interferir en la navegación y orientación de los buques.

Ensayos develan que tales eructos inciden directamente en la flotación de un barco o en los motores de avión. Pero realmente los efectos en el mundo aún no se esclarecen, puesto que podrían estar diversos factores en juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *